ACCIÓN 6. Zona Mariana 1

EL ICONOCLASTA

CaixaForum Barcelona 2016

Visita guiada performativa a la exposición "Gestos Iconoclastas. Imágenes heterodoxas”,

comisariada por Carlos Martín.

Iconoclasia ecuménica

ACCIÓN 1

ACCIÓN 2

ACCIÓN 3

ACCIÓN 4

ACCIÓN 5

ACCIÓN 6

ACCIÓN 7

ACCIÓN 8

ACCIÓN 9

ACCIÓN 10

KATHARINA FRITSCH

Warengestell mit Madonnen. Soporte con vírgenes. 1987-1989. Aluminio y escayola.

Colección ”la Caixa” de Arte Contemporáneo

 

Zona Mariana 1

 

La máxima adoración se llama latría y sólo se le debe a Dios. La veneración a los ángeles y a los santos se llama dulía y a la Virgen hiperdulía, que es más que dulía, pero menos que latría. Sin embargo los españoles somos hiperdúlicos, o hiperdulícos, o hiperdulíacos.

 

Prueba de ello es que Juan Pablo II en su último viaje a España se despidió diciendo: “Hasta siempre, tierra de María Santísima”. Tenía toda la razón su santidad al echarle tal piropo a España, donde no existe rincón, que no tenga una patrona, una advocación mariana, a la que acude el pueblo a pedirle de todo. Hasta nuestra ministra de trabajo Fátima Bañez se encomendó a la virgen del Rocío para sacar a España de la crisis y el ministro del interior Fernández Díaz ya ha condecorado varias veces a nuestra señora.

 

Por tanto, podríamos afirmar, con nuestro presidente del gobierno Mariano Rajoy, que la virgen es española y mucho española, que son los españoles los que quieren que sea la virgen española y la virgen la que quiere que sean virgenes los españoles.

 

Por todo ello, la intervención que vamos a hacer en esta pieza es pintarla con los colores de la bandera de España. ¿O preferís la señera? Aunque no sé si Catalunya es hiperdúlica pues la única relación que encuentro es que la escultura tiene nueve franjas como la bandera y las vírgenes parecen castelleres.

 

El oficiante muestra al público los bocetos de la pieza pintada con los colores de la bandera española y catalana para que elijan. Gana la bandera catalana. Pide a un voluntario que proteja el suelo con papel de periódico. Agita un bote de aerosol rojo.

 

Aquí nos encontramos con otra perversion del minimalismo, pero, como explican el comisario de la muestra, Katharina Fritsch realiza el trayecto contrario al de la obra de Graham: la uniformidad de la composición y el color les hace perder individualidad, de modo que la imagen de la Virgen María tiende a desaparecer ante la mirada del espectador. Una estructura superior, el todo, parece anular la parte y su significado convencional asociado. La distorsión del mensaje icónico surge, en este caso, de un gesto sencillo y aparentemente automático, como es el de apilar las piezas según un preciso orden, casi a modo de un inofensivo juego de construcción.

 

Presiona el difusor del aerosol pero no funciona.

 

Esto me pasa por comprar en los chinos.