COLECCIÓN
MADRE DEL ARTISTA

COLECCIÓN MADRE DEL ARTISTA

Proliferan muy elocuentes artistas cuya constante diarrea comunicativa invade espacios y medios, apabullando a receptores, espectadores y público de gallinero en general con un sinfín de propuestas variopintas y siempre oportunas ( u oportunistas). Y hay otros que sólo hablan cuando verdaderamente tienen algo que decir, con la libertad de quien nada debe y nada espera. Con un horizonte y unos objetivos bien definidos. Así pasen los años que tuviesen que pasar. Eso les ofrece un difícil encaje entre los engranajes del mercado y les convierte en incómodos visitantes inesperados para el poder galerístico. Ese último es el caso del escurridizo y casi anónimo Valeriano López.

Iván de la Torre Amerighi

LIBRE DE CULPA

2002.  Máquina de juego, adoquines y letras de vinilo. 200 x 75, x 90 cm.

“El que esté libre de culpa, que arroje la primera piedra”: es preciso evitar “el arrastre mimético”, que menciona René Girard en sus textos, para salvar las verdaderas víctimas. Las piedras, como los adoquines tantas veces utilizados en barricadas y enfrentamientos urbanos, están encerradas en una máquina de feria de atracciones y el participante, para jugar, primero debe pagar y después aliar la habilidad con el azar. Poder, peripecia y suerte determinan el lugar de la gente en el mundo; si uno es del Norte, puedes arrojar piedras, si es otro del Sur, te las pueden arrojar a ti. Si todo se combina adecuadamente una persona puede acceder a una de esas piedras encerradas, pero ¿está libre de culpa para arrojársela a alguien?, ¿no ha cometido él mismo idéntico delito antes por el que ahora pretende castigar a otro?; en definitiva ¿Quién puede ejercer la violencia legítimamente?, ¿y en nombre de qué o quién? Valeriano López en su trabajo ha desarrollado una reflexión intensa y larga sobre el fenómeno de la inmigración, muy en concreto, la de aquellos que desde el continente africano pasa a las costas de España en precarias condiciones que, en ocasiones, acarrean la muerte, porque de manera legal no pueden hacerlo: las fuerzas del Estado de Bienestar se lo impiden porque éste piensa que, si cede, corre peligro. En esta obra de López la piedra extraída del cajetín de la máquina es arrojada contra el océano en un vano intento por frenar lo incontenible, el oleaje marino, y lo injustamente prohibido, las oleadas humanas que buscan seguridad y trabajo para sí y sus familias.

SLAVE PROJECT

2003. Luminoso de neón. 110 x 169 cm.
Producido para la muestra Nuevas Cartografías de Madrid, Casa Encendida.

Slave project no está basado en observación etnográfica si no pornográfica.
Slave project es una reflexión sobre el tráfico y explotación sexual de mujeres nigerianas en el corazón de las tinieblas de Madrid.
Slave project es una paradoja española: nuevos esclavos para “nuevos libres”.

A VENDRE

2005. Serie fotográfica. 50 x 67 cm c/u.

DE SANTIAGO A LA MECA

2005. Mural. Medidas variables
Caja de luz. 47 x 47 x 10 cm.

ARENA Y SANGRE

El patriotismo es, hoy por hoy, un privilegio de las naciones dominantes. Cuando lo practican las naciones dominadas, el patriotismo se hace sospechoso de populismo o terrorismo, o simplemente no merece la menor atención. Los patriotas saharauis, que desde hace treinta años luchan por recuperar su lugar en el mundo, han logrado el reconocimiento diplomático de ochenta y dos países. Entre ellos, mi país, el Uruguay, que recientemente se ha sumado a la gran mayoría de los países latinoamericanos y africanos.

Pero Europa, no. Ningún país europeo ha reconocido a la República Saharaui. España, tampoco. Este es un grave caso de irresponsabilidad, o quizá de amnesia, o al menos de desamor. Hasta hace treinta años el Sahara era colonia de España, y España tenía el deber legal y moral de amparar su independencia.

¿Qué dejó allí el dominio imperial? Al cabo de un siglo, ¿a cuántos universitarios formó? En total, tres: un médico, un abogado y un perito mercantil. Eso dejó. Y dejó una traición. España sirvió en bandeja esa tierra y esas gentes para que fueran devoradas por el reino de Marruecos. Desde entonces, el Sahara es la última colonia del África. Le han usurpado la independencia.

Eduardo Galeano

2008. Edición de postales. 15 x 10 cm c/u.

VIRGEN DEL CONSUELO

La virgen del consuelo parte de dos discursos contrarios pero que son lo mismo: la religión como no sexo y el sexo como constituyente de la religión.
La mayoría de los preceptos religiosos parten de algo relacionado con el sexo. La idea de virginidad, de pureza, la Inmaculada Concepción o la asexualidad de la virgen niña sin relación con lo masculino se apoyan, sin embardo, en el símbolo sexual masculino. La virginidad no tendría sentido sin la existencia y la insistencia del pene. No es importante per se sino porque implica la acción o no acción del elemento esencial en los discursos sexuales y en las normativas sociales, identitarias…, las narrativas, en definitiva, que nos definen y nos construyen.

Madera de ébano, nogal, coral y limonero posteriormente dorado. 35 x 6 x 6 cm c/u
Instalación. Medidas variables.

DE CARA A LA GALERÍA

TRN fue concebido como laboratorio artístico transfronterizo, un lugar híbrido de experimentación, difusión y debate de las prácticas artísticas contemporáneas. Surgió en Granada en 2011. Ocupó un espacio concreto de la ciudad: una casa de alquiler en el barrio obrero de La Chana -ahí donde los coordinadores habitaban-.

ARTISTAS QUE SE EXPONEN es un comando artístico que, reconociendo a TRN como la reserva espiritual del arte granadino, han pedido prestadas sus instalaciones para levantar un campamento desde donde organizar el asedio artístico a la ciudad y abrir nuevos espacios de articulación político-artística.

Con tal fin, se convoca la asamblea TOMA GRANADA, que tendrá lugar el día 23 de marzo de 2012 en TRN. La convocatoria está abierta a la participación de cualquier persona dispuesta a exponerse.

Conscientes de que las actividades que se desarrollan en TRN quieren reconocer la realidad contextual del proyecto, es decir, su inserción en un espacio periférico de la ciudad de Granada, primero, conquistaremos La Chana. Después conquistaremos El Zaidín.

Antes de perpetrar un atentado artístico, se recomienda acudir a TRN para pedir la bendición al Cubo Blanco por el que se profese mayor fervor.
Alfombras de ora(c)ción al Cubo Blanco. Instalación. Medidas variables.

Modo de empleo

  • Elija un Centro de Arte.
  • Busque sus coordenadas geográficas.
  • Localice en la brújula la posición del Centro de Arte deseado.
  • Oriente la alfombra en la dirección indicada.
  • Descálcese y colóquese sobre la alfombra.
  • Entorne los ojos y rece la letanía del creyente artístico:

OREMOS: Te pedimos, Cubo Blanco, que nosotros, los creyentes artísticos, gocemos siempre de tu proyecto, líbranos de las tristezas de esta provincia lejos de los grandes Centros de Arte y podamos alcanzar las promesas de tu Curador. OBRA PRO NOBIS.

Aunque de este modo no es preceptiva la visita al Centro de Arte, si será obligatoria, para el creyente con posibilidades económicas, la peregrinación al Museo por el que profese mayor fervor, al menos una vez en la vida.

TAC. Templos de Arte Contemporáneo.
Serie fotográfica.

ORIENTAL TRIP

2010. Fotografía. 150 x 100 cm.

“De cada ciudad o cada paisaje, sobre todo de aquellos que aún no han sido nombrados [escribe Estrella de Diego], el viajero guarda un relato heredado y otro personal: llega hasta allí prendido casi siempre de un mito. Las ciudades y los paisajes son, al fin, textos y no espacios físicos” (2005, p. 19).

Oriental Trip reflexiona sobre este bagaje narrativo del turista que lo condiciona desde mucho antes de iniciar su tour por territorios lejanos, pero no por ello desconocidos o ¿tal vez sí?, de los que ha engullido toneladas de información e imágenes, generalmente tamizadas por el filtro de los prejuicios y estereotipos. La pieza consiste en una fotografía en la que un turista vestido con un atuendo estilo “safari”, yace plácidamente en el interior de una suerte de jaima, con diferentes guías de viaje a su alrededor (de Tailandia, India, Yemen, Egipto, Jordania, Marruecos…) y una en el pecho, cuya lectura parece haberle embarcado en un viaje imaginario e idílico –a juzgar por la feliz expresión de su rostro-. Al fondo a la derecha, un hombre vestido con el traje tradicional saharaui toca una flauta, encantando a una serpiente que en forma de humo, como lo es “la fantasía a la que se entrega todo turista cuando viaja a Oriente” (Guardiola, 2014, p. 78), surge entre los dos hombres en medio de la composición.

En la Guía de Sala de la exposición Colonia apócrifa. Imágenes de la colonialidad en España, en la que se incluyó esta obra, su comisario, Juan Guardiola, especifica que el turista viste de Coronel Tapiocca (2014, p. 78), marca textil especializada en ropa y accesorios de viaje con una estética inspirada en la de los exploradores europeos del continente africano del siglo XIX. Dato muy significativo que puede ser interpretado como toda una declaración de intenciones: perpetuar en la actualidad la hegemonía occidental sobre Oriente, el Otro exótico e inferior. Vestir de Coronel Tapiocca significa imbuirse simbólicamente del espíritu de aquellos exploradores blancos, que bajo la falsa apariencia del interés científico, cartografiaron, catalogaron y nominaron cuanto se encontraron a su paso: el territorio, su flora y su fauna, pero también a los seres humanos. Asimismo, en aquel momento comenzó a gestarse a través de la literatura el mito -que se extiende hasta nuestros días- de África como tierra salvaje, de paisajes idílicos y belleza exuberante, en donde vivir grandes aventuras está garantizado.

Pero Valeriano López va más allá con su pieza, analizando la imagen sensual, voluptuosa, erótica y sumisa, que de la mujer oriental e islámica (sujeto colonial racializado) se proyectaba a través de la pintura orientalista; criticando su vigencia en el imaginario masculino occidental actual. Para ello la fotografía recrea una típica escena de odalisca y esclava, en la que ambas han sido sustituidas por personajes masculinos (por el turista en el caso de la primera). “Estamos en el siglo XXI, pero la licencia sexual, asociada a la colonización del XIX, persiste en la estampa que el turista busca en su viaje”, apunta Juan Guardiola en la Guía de Sala de la exposición (2014, p. 78).

AVD ESTRECHO DE GIBRALTAR

2005. Fotografía. 60 x 40 cm.